Los padres y sus permisos

Cuando los padres no piensan de la misma manera sobre un permiso y el chico tiene edad suficiente (por ejemplo en la adolescencia) está bueno mostrarle al chico la disidencia.



Sin embargo, el permiso otorgado al chico debe ser uno y debe ser claro. Ejemplo: los famosos viajes con amigos sin supervisión adulta. Puede ser que la madre tenga una opinión diferente a la del padre con respecto a otorgar el permiso o viceversa. Esta diferencia de opinión se le transmite al chico junto con los argumentos de cada padre. Lo que definitivamente es preciso hacer es dar una respuesta única y consensuada con respecto a lo que el chico puede o no hacer. En el caso del viaje: "Mamá piensa de esta manera por estas razones y papá piensa diferente por éstas otras. Sin embargo hemos decidido que podrás hacer el viaje (por ejemplo) tomando en cuenta las siguientes precauciones para que las razones de ambos estén contempladas". La respuesta al chico sobre la posibilidad de hacer el viaje es una y es clara con las dos posturas explicitadas. Esto le da al chico un curso de acción definido y la posibilidad de aprender cómo los adultos toman decisiones cuando existen desacuerdos respetando las posiciones de las dos partes.


Padre y madre, en este caso, seguramente debieron discutir largamente entre ellos el tema antes de comunicar su decisión.


37 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo