La proporción 1/5: 1 reto, 5 elogios

Para "sacarlos buenos" muchas veces los padres acentuamos las indicaciones, hacemos hincapié en los errores, en las inconductas, los exabruptos y las desobediencias de los chicos y olvidamos destacar y elogiar los aspectos lindos y positivos de su conducta diaria.



Acostumbrémonos a la siguiente proporción: 1x5


Un (1) comentario, reto, observación negativa sobre la conducta del chico cada cinco (5) comentarios positivos o elogios referidos a su comportamiento. No tienen porque ser grandes elogios, busquemos las pequeñas cosas, los pequeños gestos, las cosas chiquitas.


En épocas en las cuales parece predominar la conducta negativa en ellos (la cuarentena bien puede ser ese momento), vale la pena recurrir al 1x5. En estos momentos nos sacan de las casillas y reaccionamos exagerando los retos porque estamos agotados y hartos del encierro sacando a flote nuestra peor versión de padres. Otro tanto les pasa a los chicos, se pelean, gritan, están desobedientes. La mala conducta está a la orden del día, los retos y penitencias abundan, las inconductas aumentan, cada vez se portan peor y se arma un circuito negativo que parece no tener fin.


Para romper esa onda que se instala probemos recurrir al 1x5, intentando ver más lo positivo que lo negativo aun cuando a veces nos resulte casi imposible hacerlo.


No vaya a ser que de tanto oír las observaciones y los retos los chicos se blinden frente a ellos como modo de defensa personal y debamos escalar gritos y acentuar indicaciones para lograr ser escuchados por los chicos.


El chico que predominantemente escucha la orden, el reto, la indicación, la regla y no recibe comentarios positivos de sus fortalezas y virtudes puede llegar a desoir a sus padres, bloquear sus indicaciones, como medida de protección personal.


Recurrir al 1x5 es una buena práctica a tener en cuenta. Rinde sus frutos y rompe la mala onda que se instala.

37 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo