Los chicos necesitan aprender autonomía



Los padres (y especialmente las mamás) tendemos a hacer las cosas por nuestros hijos aún cuando ya están en condiciones de hacerlas por sus propios medios. Así, los vestimos, los bañamos, les cortamos la carne y un sinfín de cosas cotidianas que bien podrían hacer los chicos por su cuenta y que las hacemos por apuro, para ganar tiempo y muchas veces para evitar rezongos. Por las mismas razones no los dejamos ayudar en las tareas cotidianas, ordenar juguetes, levantar su plato de la mesa, etc.


Recordar que a partir de los 2 años aprox. un chico puede empezar a ponerse solito la campera, avisar si quiere ir al baño si está siendo entrenado, aprender a entregar el cuaderno de comunicaciones a la mamá para ver qué dice su maestra (sin que sea la mamá quien lo saca de la mochila). Que a partir de los 7 años puede aprender a usar el cuchillo (primero con cosas blandas, luego la carne), puede hacer su cama, levantar y poner la mesa, disponer su ropa para el día siguiente, poner la ropa sucia en el lugar designado. A los 10, cocinar cosas sencillas y hacerse cargo de tareas más complejas en la casa.


¿A qué apuntamos promoviendo la conducta independiente? A nada más ni nada menos que a fomentar la autonomía, la habilidad y responsabilidad de hacerse cargo y gestionarse por los propios medios sin necesidad de depender del apoyo constante de los demás cuando ya se tienen los recursos para hacerlo.


La autonomía y la independencia personal empoderan y entrenan en una actitud frente a la vida.

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo